Reseña del Campeonato del Mundo de Kungfu (wushu tradicional) 2017

wushu cto mundo 2017

Dos medallas mundiales. Un campeón del mundo de Wushu tradicional.

Del 7 al 11 de noviembre de 2017, se celebró el “7th World Kungfu Championships”, en Emeishan, China, en el “Sichuan International Tourism Trade Expo Center”, excelentemente organizado por la International Wushu Federation (IWUF).

Espectacular competición, en inmenso espacio, con multitud de participantes de todo el mundo en todas las categorías de edad, sexo y wushu tradicional.

El kung fu se refiere al Wushu tradicional. El Wushu (artes marciales chinas) es un deporte asociado a la Federación de Judo y deportes asociados, avalado por el Consejo Superior de Deportes y regido por la IWUF. El Taichi es un estilo interno de Wushu. El Taichi tradicional yang es el mas practicado y conocido de los estilos de taichi.

En este Campeonato mundial participaron 52 países de todo el mundo, donde los chinos, rusos, americanos, rumanos, partían como favoritos, compitiendo 1.300 atletas.

El equipo español estaba formado por 8 competidores, y consiguió 14 medallas: 5 oros (Fran 2, Luis 2, Eloy), 3 platas (David 2, Juanjo) y 6 bronces (Vicen 2, Eloy, Juanjo, Luis, Fran), Alba y Mario no lograron medalla pero consiguieron altas notas.

Todo el equipo mostró alto nivel de deportividad y confraternidad.

Entre ellos estaban dos asturianos, del Gimnasio Oviedo Sport, Alba Niño González y Eloy Niño Ortega, que era la primera vez que competían en un mundial, y en principio no se esperaban medallas, sino vivir una experiencia de aprendizaje y subir el nivel.

Se alcanzaron los objetivos de hacerlo lo mejor posible, deportivamente, sin lesionarse, divirtiéndose y aprendiendo de la vivencia.

Alba compitió en la categoría absoluta (C: 18-39 años), femenina, en formas (taolu) de taichi yang tradicional, tanto en puño como en sable, logrando altas notas (8,75 y 8,69 respectivamente), que indican una clara mejoría y un importante progreso, que augura muchos éxitos, aunque no consiguiera medalla. En sable quedó a dos centésimas del bronce. No hubo combates de taichi, que es el fuerte de Alba, pues ha logrado dos oros y una plata en los europeos de los últimos años, en Rumania, Rusia y Georgia.

Eloy, que habitualmente no compite, pues actúa como juez-árbitro, en esta ocasión, (al ser mundial y la organización nombró a todos los jueces chinos), compitió también en formas (taolu), aunque en la categoría de edad D (40-59 años), masculina, de taichi yang tradicional, tanto en puño como en sable, logrando bronce y oro respectivamente. En sable quedó primero de 10, superando en una centésima al chino de Hong Kong, al ruso, alemán, polaco, otro chino, brasileño, americano y austriacos.

En puño quedo sexto de 17. Ganado por el chino Hui Hetong, que sacó un 9,27 (de las notas mas altas del campeonato). El sistema de valoración del campeonato, permite otorgar más medallas, proporcionalmente, si concurren más de 6 participantes por grupo, si las notas están muy juntas, y si hay acuerdo entre los jueces en el nivel. Esto permitió entregar dos oros, tres platas, y 5 bronces, consiguiendo Eloy el primero de estos bronces.

Estas medallas, que le convierten en campeón del mundo de wushu, fueron:

– una ocasión para convivir con los demás participantes, en los niveles más elevados, en directo, que hacen lo mismo que nosotros, algo que nos gusta, formamos juntos parte de un espectáculo, todos somos compañeros en la familia de las artes marciales

– un momento para divertirse y sonreir, tanto si se gana como si se pierde,

– un entrenamiento para aprender de los errores, para entrenarlos mejor, para la próxima.

– una oportunidad de mostrar el nivel y progresos alcanzados,

– una ocasión de ser guía modelo para otros competidores

– un reconocimiento de alto nivel,

– una agradable sorpresa, un sueño cumplido,

Es fruto de los 27 años dedicados, con importantes esfuerzos, cursos anuales en verano en China desde 2007. Con excelentes maestros como José Galván (de Ribadeo, Director Nacional de Wushu durante 14 años), Fu Sheng Yuan (recientemente fallecido) y su hijo Fu Qing Quan, de la Asociación Internacional de taichi yang tradicional Yong Nian (que impartió recientemente un curso intensivo en Orense), Zhu Dong, de la Shanghai University of Sports, con el que estudiamos estos dos últimos veranos.

Cuando uno llega a la cima, todos llegan, pues forman un equipo. Esta medalla es de todos los practicantes de wushu y taichi del Oviedo Sport, y de toda Asturias y España.

Es de agradecer el continuo apoyo al equipo del grupo de wasap, de Victor Valle, y del Presidente de la asturiana Maseda.

Enhorabuena a ambos competidores mundiales, y muchas gracias por mostrar la belleza del arte marcial del wushu y el taichi, las habilidades físicas, técnicas, tácticas y mentales de concentración y resistencia, y la entereza y deportividad en las difíciles condiciones de un campeonato del mundo, endurecido por la lejanía y diferencias de idioma y costumbres chinas.

Deseamos que estas experiencias y éxitos también anime, y contagie de moral al resto de los deportistas, y propicie a seguir entrenando y mejorando.

Hemos ganado lo que parecía imposible. Seguiremos aprendiendo y disfrutando